¡COMPARTE EL BLOG!

Suscripción vía mail

Ingresa aquí tu email:

Gracias por tu seguimiento

sábado, 26 de febrero de 2011


Detesto darme a conocer, sin embargo, me beso con la intuición.
Es genial escribirte vacíos sin sentido y que leas vasos colmados,
que me beses como a un desconocido y me grites tu rutina hueca.
Hoy me visto de piel, que ya pesa lo suficiente.
A las cinco de la primavera, ojos de empresario y vagabundo 
se conocen en un cruce de luz tenue, y esas son las miradas 
universales, donde todo se comparte; donde el corazón se detiene
y anima a tirar monedas por no congelarse en su sangre verde.

Asienten pero no se entienden. Nadie lo hace.


David Rebollo

3 comentarios:

Rosario dijo...

Me encantó!
"Es genial escribirte vacíos sin sentido y que leas vasos colmados,
que me beses como a un desconocido y me grites tu rutina hueca"

Eso simplemente me mató. Gracias por tu comentarios, un beso.

Jon Nieve dijo...

Eres increíble. En serio.

(Jon Nieve).

Danila dijo...

"..esas son las miradas
universales, donde todo se comparte; donde el corazón se detiene(...)"

Me sentí identificada con eso, todo el escrito es hermoso, hace mucho no pasaba y tengo mucho por leer, como siempre, todos tus escritos se nutren de una profundidad intangiblemente bella.

¡Un abrazo de Buenos Aires a Barcelona! :)
Dani

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 El coleccionista de silencios.