¡COMPARTE EL BLOG!

Suscripción vía mail

Ingresa aquí tu email:

Gracias por tu seguimiento

miércoles, 15 de febrero de 2012




Nos citamos en una tormenta de Brassens,
e hicimos un monumento a su mauvaise réputation.
Yo era el Rocamadour de Cortázar,
ella pintó mi decadencia.
Voltaire desayunaba a nuestro lado.
Mientras, en un Sena de Monet se fundía la nieve.
En la ciudad que regaló la de la Libertad.








lunes, 13 de febrero de 2012

Aquella última noche que llegó ebria de júbilo,
le abrí las puertas de mi cama
que es un cementerio en llamas,
donde duerme su olor en frágiles bocanadas,
y los besos que no nos dimos,
y que malgasté en juegos de azar.

Ahora, un curso acelerado de olvido
al que no quiero asistir.
Un perdón, un saco de incerteza.
Porque hay un reloj que me exige prisa,
y otro de arena que echa de menos su playa.
El error de jugar a ser poeta.

D.R

sábado, 4 de febrero de 2012



En bosques de estatuas de sal,
donde aguardan el diluvio
que en la boca del Vesubio
enraíce profundo un rosal.

Recuerda amigo mi postal,
que si algo os turbia el deseo,
gladiador sin coliseo
es harto pez fuera del mar.

Ya no hallo vida sin jugar
a ser muerte en tu museo.



David Rebollo 
 

Copyright 2010 El coleccionista de silencios.