¡COMPARTE EL BLOG!

Suscripción vía mail

Ingresa aquí tu email:

Gracias por tu seguimiento

martes, 22 de marzo de 2011



Sigue uno mirando el suelo esperando una brecha de luz como observan los pájaros su jaula azul.
Cabalgando en serpiente el desierto de algas y algos, del blues eterno de  miradas perdidas.
Sube a mi tren y destrúyete, instrúyete en el vivir, un premeditado derivar de corrientes.
Antes que Dios te encuentra el hambre que es más veloz, y cuando su voz abrió la puerta me dijo:
-He venido a matarte otra vez.
Y joder si lo hizo.




David G. Rebollo 

 

Copyright 2010 El coleccionista de silencios.