¡COMPARTE EL BLOG!

Suscripción vía mail

Ingresa aquí tu email:

Gracias por tu seguimiento

martes, 5 de junio de 2012

No es tu recuerdo lo que me atormenta.
Es tu piel lejana, que se me vuelve extranjera.
Es tu elección de salvarte,
y mis ganas de salvarte de ella.
El deambular entre bostezos, esperando recostarme
en tu sueño, igual que vos paseás por los míos,
y sos raíz de mis árboles. Y en ellos te encuentro
como te recordaba, mansa y esquiva, y sólo sufro 
cuando descubro que estoy soñando, porque 
presiento que el despertar me supone una derrota.

No es tu recuerdo lo que me enamora.
Son tus defectos y ausencias.
Son las ganas de hacerte el amor y quedar empate.
De tocar el violín en tu espalda, y durante dieciséis
primaveras eternas no dejar de rozar tus cuerdas, 
sin esperar a cambio nada más que tus temblores.
Y después, abrazar tu cabeza en mi pecho, y
escribirte un paraíso de caricias, navegando en
la paz de tu respiración, para que cuando nos
durmamos, pueda encontrarte dentro del sueño, 
y convencerte, simplemente mirándote a los ojos,
de quedarnos a vivir en la casa que, noche tras
noche, allí te estoy construyendo.



David.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 El coleccionista de silencios.