¡COMPARTE EL BLOG!

Suscripción vía mail

Ingresa aquí tu email:

Gracias por tu seguimiento

lunes, 24 de mayo de 2010


Todo el público en pie ante uno de los momentos más importantes en la vida de los presentes. Diego prepara el balón, lo mira con confidencia, incluso lo besa en un acto de exagerada superstición. Coloca el esférico en el punto de penalti mientras Sergio observa fijamente sus movimientos y realiza unas palmas insonoras con sus guantes embarrados. El momento ha llegado, se están jugando el campeonato. Diego toma distancia, en cualquier momento empezará a correr hacia el balón. De repente, una voz asoma de entre la algarabía de la multitud. Es la mamá de Diego, al que la rutina alimenticia reclama. La final tendrá que esperar.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 El coleccionista de silencios.