¡COMPARTE EL BLOG!

Suscripción vía mail

Ingresa aquí tu email:

Gracias por tu seguimiento

martes, 19 de octubre de 2010




Debiste aclarar que en los conflictos ideológicos sólo luchan las ideas.
Debiste estipular que las manos deben unirse a manos y no a gatillos.
Debiste olvidarte de repartir el hambre.
Debiste acordarte de repartirlo mejor.
Debiste desmentir proclamas en tu nombre.
Debiste cambiar tu nombre por el de libertad.
Debiste deshacernos a tu imagen y semejanza.
Debiste tratar mejor a los poetas.
Debiste recordarnos que el cielo está en la tierra.
Debiste impedir que el infierno también lo estuviese.
Debiste abrirnos los ojos y las puertas.
Debiste cerrarnos los odios y el dolor.
Debiste darnos la confianza de no necesitarte.
Debiste explicar que no existes. No lejos de un corazón.





Debiste remarcar la importancia del libre albedrío, 
                  pues se impuso la del libre mercado.





David Rebollo Genestar



11 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y la elección del libre mercado no es consecuencia del libre albedrio?

David Rebollo dijo...

Bueno, si lo consideras una elección podría ser así, pero cuando descubres que en realidad se trata de una imposición y que mucha de la gente que forma parte de ese "libre" mercado lo hace en contra de su voluntad y no tiene la libertad de conocer el libre albedrío, la cosa cambia.
En mi opinión el libre albedrío termina donde empieza el de los demás. El libre mercado se alimenta de víctimas.


Un abrazo allá donde estés

Anónimo dijo...

"y no tiene la libertad de conocer el libre albedrío". Veo el libre albedrío como una cualidad, a veces carga, inseparable del ser humano. La libertad de elección nunca se puede perder porque es nuestra característica intrínseca.

A mi parecer, la idea del libre mercado como una entidad abstracta impuesta a la mayoría de la población es un mito simplificador. Lo que consideramos libre mercado es una mayoría de la población que decide comprar y vender cosas.

El libre mercado (y con ello incluyo capitalismo o el concepto de "sistema)no existe por imposición. Para bien o para mal existe por elección ,o al menos no oposición, de la mayoría de los individuos.

David Rebollo dijo...

De ahí la frase "Debiste remarcar la importancia del libre albedrío". Cierto es que este sistema funciona porque no existe una oposición mayoritaria. Aún así, mucha gente de la que no se opone está manipulada y engañada dentro del mismo sistema, y otros están en un alud de sociedad consumista que es imposible detener de forma individual. De hecho puedes considerarlo elección de muy pocos, quienes lo implantan y se lucran de ello, el resto navega a la deriva el resto de sus vidas entre la televisión y el trabajo, con miedo a los despidos, a los cambios, a los políticos, a la bolsa, a las religiones y al futuro en general.
Por otra parte el libre mercado no es una mayoría de la población que decide comprar y vender cosas, puesto que esa definición también podrías aplicarla a un mercado regulado. La condición del libre mercado es regirse por la ley de la oferta y la demanda y de esta manera te encuentras a los huevos, el azúcar, el arroz, el pan, el pescado, el trigo, y un largo etcétera de alimentos básicos cotizando en la bolsa e hinchando su precio cientos por ciento, mientras en otros países (donde ahora a los esclavos les llaman "mano de obra") los buitres tienen banquete cada noche.
"La libertad de elección nunca se puede perder porque es nuestra característica intrínseca."
Tal vez la libertad de elección no, pero el derecho a ejercerla parece esconderse en muchos países.

Anónimo dijo...

Ummmm creo que en las criticas anti capitalistas (o antisistemas) se cae con demasiada facilidad en el argumento como que creo que usas en la primera mitad de la respuesta que viene: "los que no opinan como yo y no critican abiertamente el sistema es porque estan manipulados y asustados". Me parece que se diferencia bien poco a algo como "no opinan como yo porque son idiotas que no saben los que les conviene"

Como yo lo veo el hecho de que la gente no se rebele contra el "sistema" no esta motivado por un complejo sistema coercitivo que mantiene a la mayoría de la gente callada sino a un proceso de libre elección entre diversas opciones. ¿No quieres trabajar en un empleo convencional? Pues vete al cambio y montate una comuna rural por ejemplo. (por no entrar en tema de ver la religión como un elemento causante de miedo, es un sistema de creencias si te gusta lo coges y si no lo dejas y que yo sepa nadie te apunta con una pistola para que veas la telivisión)

Comprar al definición que he dado con la de un mercado regulado no me parece correcto. Observa que he puesto el verbo "decide" comprar y vender. En un mercado regulado el individuo no decide que comprar y vender, compra y vende solo lo que permite los encargados de regular ese mercado. Y si, evidentemente el mercado se regula por oferta y demanda, unos parametros que varian funcionan como RESPUESTA a lo que los individuos deciden comprar y vender (y no a la inversa).

Tambien dudo bastante ante el hecho de que los alimentos de primera necesidad se hinchen por que juegan en bolsa.... en fin... no se como contrargumentar una afirmación tan extraña como esa asi que solo te remarcare el hecho de que, por lo menos en los productos de primera necesidad, el precio a bajado de una forma interrumpida en los ultimos 50 años. Parece una tonteria lo que voy a decir pero simplemente preguntale a tu abuela cuantas veces por semana se podia permitir comer carne y cuantas puedes tu (si es que tienes un limite). Ahora me puedes decir que el precio de que puedas comer tanta carne es que el abaratamiento de los productos basicos sea a costa de un tratamiento inumano de los animales y en este punto se daria el caso que para mi es paradigmatico: compraria el pollo criado puteado en una granja porque quieres, sino lo comprarios ecologico. Lo que quiero decir es que el sistema de libre mercado no te ha obligado a comprar el pollo puteado, eres tu el que lo compra porque quieres y en caso de no quererlo vas a por el ecologico. Libertad de elección, ni mas ni menos.

El libre mercado no es el desencadenante ultimo de putear al 3 mundo, lo es quien DECIDE comprar
una camiseta (por poner un ejemplo) que sabe que es barata a coste de que un niño lo fabrique. Lo que quiero decirte es que, no es que el sistema capitalista (aunque evidentemente tiene fallos importantes) sea necesariamente malo es que la gente hace que lo sea

David Rebollo dijo...

[En un mercado regulado el individuo no compra y vende sólo lo que permite el regulador, sino que compra al precio que estipula el regulador, y en lo que NO decide ni influye es en la inflación del precio según su demanda.]
Respecto al primer párrafo, no creo que así pensase alguien que se autoincluye entre ese grupo de manipulados/asustados, o tal vez soy idiota (bastante factible). El caso es que en todo este proceso de integración social, (alejándonos de la económica) la educación es fundamental y yo, por ejemplo, estoy bautizado sin haberlo decidido, he celebrado las navidades desde pequeño sin tener consciencia de lo que significaban y nunca me han dejado ir a clase en semana santa en un estado laico (supongo que a ti tampoco) y de la misma forma supongo que le pasa a mucha gente. Si durante toda tu infancia y adolescencia formas parte de ello la dificultad de desapegarse es cada vez mayor. De la misma manera, si de pequeño me ponían la televisión para entretenerme y me decían que vestir marca era guay y en el mcdonalds se comía bien, pues a eso que iba con tal de sentirme aceptado. Lo que ocurre en el ser adulto es parecido: como dijo Goethe "los adultos, igual que los niños, se dejan gobernar con juguetes, confites y azotes". Y tu me dices "vete a una comuna rural" como el que dice "Aquí hay estas normas si no te gusta te vas", sin embargo, la desilusión que siento por ver qué es lo que mueve el mundo y cómo se organiza éste, no es mayor que el amor por mucha gente, tierra y aire que me rodea, últimas cosas de las que me separaría por más presión social que pudiese sufrir, aunque por otra parte, como entenderás, no soy un radical; entiendo por qué hay capitalismo en el mundo, por qué fracasan los comunismos y hasta puedo concebir por qué es el amor al dinero el que ha triunfado entre los hombres.

David Rebollo dijo...

Tampoco he dicho que el "sistema" mantenga a la gente callada gracias a su gran complejidad. Entiendo que la mantiene desinformada y desinteresada (ahí radica mi mayor crítica). Consigue devaluar el talento del hombre y reducirlo a ventas y mano de obra. Podría ser que lo que más vendiese fuese "lo mejor" y quien más produciese en menos tiempo lo fuese también, pero desde mi punto de vista no es así.
Respecto al tema alimentício, es obvio que el precio de los alimentos básicos no ha bajado ininterrumpidamente aunque sí lo ha hecho en comparación directa con hace 50 años, época donde había en el mundo excedentes de alimentos debido a la insufciencia económica de muchas de aquellas regiones que debían consumirlos y a la gran inyección realizada en ese sector. De todas maneras el ejemplo de las veces por semana está bien proponerlo en la España de la postguerra, pero si le pregunto a mi família te diré que no, que en otro país, ganadero y exportador de alimentos, se comía mucho más y mejor hace dos generaciones. A modo de apunte te digo que yo sí tengo un límite notable en mi dieta semanal, el cual no tenía hace diez años por ejemplo.
Y de esta manera, con sueldos mínimos e incluso insuficientes, cómo decir "no" y comprar alimentos que no están manipulados, ni son fabricados en cadena y por lo tanto tienen precios más caros? o cómo dejar el trabajo e irte a vivir al campo con tus hijos, privándoles de una educación completa, de más vida social que la de la gente que piensa igual que ellos, de cualquier deporte regulado, de las bibliotecas y los conciertos, etc. Según parece, para conseguir dejar atrás los elementos que no te gustan del modelo económico social, debes renunciar a la tecnología y el avance, y de la misma manera, parece que los más desfavorecidos son los que menos opciones tienen de bajarse del tren.
No debe ser tan fácil salir del sistema. Cómo irme a la comuna rural y decir "no pago impuestos", crío mi pollo y me lo como crudo, porque no sé hacer fuego con dos piedras y no pienso contratar una cocinita de gas natural, digo no al télefono porque cómo voy a darle dinero a Telefónica? Bajo cada día a lavar al río, porque no quiero pagarle a Aguas de Barcelona y obviamente me olvido de internet y de los amigos a los que no les gustan los insectos.
Quizás la solución es ceder un poco, no ser tan radical y pagar algunos impuestos, aunque después el gobierno haga inyecciones de dinero público a los bancos para poder alimentar el modelo del que rehuyo o se engorde la deuda pública con la visita de un lider religioso del que no soy seguidor. Pero tenemos la libre elección de votar en blanco en las elecciones para que los políticos mayoritarios se den cuenta de que no estamos satisfechos con su trabajo. Tal vez algún día gobierne el voto en blanco, estaría bien, pero mientras tanto muchas de esas libres elecciones son, sin duda, colectivas, no es posible hablar de totalidad de libertad individual.

(No entraba en un sólo comentario)

Joan dijo...

Este sistema actual, basado la economía de mercado capitalista y la "democracia" representativa, es criminal y destructor de la vida humana y del planeta.

Si tomamos el significado de libre albedrío como algo inseparable del ser humano, no hay nada que decir, todos somos libres de elegir.

Pero un sistema inhumano como el actual no tiene nada de democrático, puesto que el poder político y económico se ve cada vez más concentrado en menos manos, manos de unas élites (corporaciones transnacionales) bajo las cuales están los "políticos" que votamos, que no tienen nada que decidir porque tienen que aceptar el consenso capitalista neoliberal globalizado (necesario para mantener un sistema que se rige por el "crecer-o-morir" del mercado y la "economía"). Nuestro sistema económico no tiene nada que ver con decisiones conscientes y racionales tomadas colectivamente en igualtad de poder, eso sería democrático, pero no, Todo funciona según las necesidades del Mercado.

La política, la ética y le economía (y también entonces por ejemplo la ecología) quedan fuera del alcance de las personas.

La mayoría de la gente no impugna abiertamente el funcionamiento de este sistema pero este a mi parecer está condenado a caer por su propio peso, lo cual ya está pasando, y cada vez más gente pasará sentirse víctima de un modo directo.

Anónimo dijo...

miguel ets super pesat

ChApArRiTa dijo...

"Debiste tratar mejor a los poetas."

=)

http://crazylokachaparrita.blogspot.com/
http://literaturaprofana.blogspot.com/

Maziyauskas dijo...

que bueno macho

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 El coleccionista de silencios.