¡COMPARTE EL BLOG!

Suscripción vía mail

Ingresa aquí tu email:

Gracias por tu seguimiento

miércoles, 14 de julio de 2010

La magia caprichosa del lenguaje puede dar lugar a muy curiosas expresiones incongruentes. Éste hecho reafirma su controversia cuando se enmarca en la pasión más arcaica. Quién no escuchó, leyó o enunció expresiones tales como “están hechos el uno para el otro”.
Supongamos que fue la desatención quién vendó los ojos y oídos de los que jamás avistaron la inadecuación de la expresión, y que ninguno de nosotros renunció al hechizo de entregarse.
Entregarse en cuerpo y alma a la transformación que otra persona pueda provocar en nosotros, y de la misma forma, aceptar con responsabilidad el rol de artesano que se nos otorga al amar, incluyendo la oportunidad de moldear con libertad el espíritu que nos abraza desprotegido.
¿Acaso no es esa la magia de la relación? La capacidad individual de rehacer un todo, de deshacer la nada para convertirla en besos y caricias, de cambiar personas y dejar huellas imborrables en el asfalto de los corazones más urbanos y en la arena de los más desiertos...
Pensar que "estamos hechos” para amar a alguien concreto implicaría aceptar la predestinación, algo imperdonable para un defensor de la libertad en cualquiera de sus grados y orillas.


Ya lo dijo Cortázar en Monmartre;
“No haremos el amor, él nos hará…”


David Rebollo Genestar



6 comentarios:

Danila dijo...

Que belleza de escrito, y que cierto lo dicho.
El amor deja de ser amor si se le quita el aire de libertad, si se lo "predestina" o limita, por eso no creo en: "hasta que la muerta los separe", no, hasta cuando exista amor, porque los humanos somos imperfectos y en nosotros habita la incertidumbre, asique los "para siempre" sólo son ideales, el amor tiene que fluir no se lo debe atar.

Te mando un abrazo congelado desde Argentina!
Seguí escribiendo que lo haces muy bien :)

irene dijo...

atentamente: un filósofo enamorao


:)

joan dijo...

genial

un abrazo afectivo de otro defensor de la libertad

federic dijo...

que bellos escritos y que bella musica por este lugar
felicitaciones david
estare de vuelta pronto
un abrazo

Adriana dijo...

Magia es la clave.

adrianalina dijo...

gràcies altre cop.

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 El coleccionista de silencios.