¡COMPARTE EL BLOG!

Suscripción vía mail

Ingresa aquí tu email:

Gracias por tu seguimiento

miércoles, 9 de junio de 2010


Ninguna de las presentes sintió compasión por la muerte de su compañera.
El sentimiento de empatía les abordaba con tal voracidad que fueron incapaces de apiadarse por tan desalmado suceder. En aquel preciso momento, miles de fraternales nacían en un cielo esponjoso, tan blanco como negro, cuna de formas y olores jamás conocidos por los mortales. Dicho paraje era las antípodas perpetuas e inamovibles de cualquier otro sitio que pudiera señalar un dedo en un mapa, un edén sinestésico difícil de imaginar.
Nacían para caminar. Tenían un camino ya estipulado desde su génesis.
Durante el descenso vital, se bautizaban a ellas mismas, acariciando sus cuerpos húmedos y uniéndose sin apenas rozarse. El frío coloreaba su trayecto.
Muchas exclamaron, sin detenerse a cavilar con perspectiva, ser víctimas inmerecidas de la eterna injusticia gravitatoria. Sin embargo, no hubo tiempo para funerales. Sus semejantes se desplomaban, una tras otra. Fallecían en silencio. Apenas eran capaces de evocar un tímido suspiro perentorio como cualquier paciente terminal ingresado en el clínico, apenándose de que su vida entera se exhiba ante sus ojos y no entre sus manos, por no tener la posibilidad de abrazar y aferrarse a los mejores minutos (en caso de fortunio, años) de su existencia.
Y mientras yo escribo no paran de perecer. Puedo verlas desde aquí, y concentrando mi atención sensorial (que, dicho sea de paso, es escasa y desfocalizada) me siento capaz de oler el aroma de sus últimas treguas.
Si bien he comentado que su gritar individual apenas fue audible, no es justo eludir que colectivamente formaban un sollozo desgarrador e inaudito, capaz de crear con una facilidad asombrosa emociones compasivas en las vísceras ajenas.
De ésta forma me decidí a contar su historia, una crónica asiduamente olvidada.
Hasta que el sol las eleve de nuevo, han encontrado su paz.
Allí donde nacen las flores, allí donde mueren las huellas.



Al sur del alma
Descargable en:


2 comentarios:

irene dijo...

és curiòs com en un mateix lloc poden (con)viure aspectes difícils de relacionar.
A vegades és una barreja de misteri i interés descobrir quin és el nexe que els uneix, lliga o desfà

irene dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=uK_pUuoMX8M

( jajajajajajaja)

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 El coleccionista de silencios.