¡COMPARTE EL BLOG!

Suscripción vía mail

Ingresa aquí tu email:

Gracias por tu seguimiento

jueves, 10 de junio de 2010


"Redacté ésta metamorfosis textual con el convencimiento subjetivo de que el hombre es por norma, mucho más monstruoso que el insecto, y de que ninguna cucaracha querría despertar convertida en ser humano."

Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso humano. Estaba tumbado sobre su espalda fláccida, sustentada por un puntal vertebrado y, al levantar un poco la cabeza veía un vientre llano, rosáceo, unificado, en el cuál se distinguía una especie de cráter anatómico circular y poco profundo a la altura abdominal. Sus escasas piernas, ridículamente grandes en comparación con el resto de su tamaño, le vibraban desamparadas ante los ojos.

Cada noche concilio el sueño temeroso de despertar transformado en tan horrible criatura. Los cánones ya no son lo que eran, eso desde luego.



Totalmente recomendable "La metamorfosis" de Franz Kafka
Puedes leerla en:


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Copyright 2010 El coleccionista de silencios.